Año nuevo, propósitos nuevos

Año nuevo, propósitos nuevos

Termina el 2015 y con él se van buenos y malos momentos, inclusive momentos que pasan desapercibidos. Comienza un nuevo año y con él, un nuevo ciclo, nuevas ilusiones, nuevos objetivos, incluso nos atreveríamos a decir; Nuevos Sueños.

El 2016 se nos presenta como un folio en blanco el cual rellenar con esos sueños, pero para abrir un nuevo año lleno de avance y motivación, es bueno saber cerrar el año anterior. Hagamos balance, pero también planifiquemos nuestro 2016 para hacer de él, nuestro propósito para los próximos 366 días. Sí, habéis leído bien, 366 días, ya que este año es Bisiesto. Desde la Escuela de Música y Artes Glinka os queremos desear que rellenéis ese folio de nuevos propósitos y objetivos para focalizar los esfuerzos y tener motivación para conseguirlos.

Es muy común proponerse retos para el nuevo año, como por ejemplo, ir al gimnasio, adelgazar, aprender idiomas, buscar pareja, nuevas amistades, etc… las propuestas son infinitas, pero habitualmente se quedan tan sólo en pensamientos que no se llevan a cabo.

Quizá sea una opción rellenar ese folio en blanco con un objetivo como el acercarse a la música o mejor aún, que vuestros hijos se acerquen a la música ya que, ésta, tiene múltiples y contrastados beneficios para los pequeños. Pero para conseguir este objetivo hemos de estar motivados a conseguirlo, por ello es importante que lo apuntemos en ese folio en blanco como objetivo para el 2016.

 ¿Por qué estudiar música, y qué puede motivarnos?

En el caso de un estudiante de música las motivaciones podrían ser:

  • Para mejorar. El alumno orienta su energía hacia sí mismo y con el objetivo principal de su propia mejora. La música le ayuda a mejorar en el resto de asignaturas, ya que le dota de disciplina, orden y también equilibrio emocional.
  • Destacar y sobresalir. Una persona que se acerca a la música, se valora a sí mismo por comparación. Saber tocar un instrumento es siempre una forma de sobresalir de la mayoría.
  • Aprobación social. La música está bien vista. La persona que se inicia en el mundo musical, es una persona que se interesa por su propio aprendizaje y por lo tanto incrementa su capacidad intelectual y cultural. Aprender música es un paso para entender el mundo desde otra perspectiva. Ya lo decía Platón “El entrenamiento musical es un instrumento más potente que cualquier otro, porque el ritmo y la armonía encuentran su camino en los más profundo del alma”

Pero entre la mayoría de las personas que estudian música, la principal motivación que subyace a las demás, es la del propio disfrute y pasárselo bien. Es por ello tan importante que profesores, padres y demás, sean capaces de lograr que el niño disfrute tocando y aprendiendo música.

Por todo ello, deseamos que este 2016 os acerquéis a conocer la música en primera persona.

Feliz año, felices sueños y sobre todo, con música o sin ella, aquí estamos para ofreceros nuestros mejores deseos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*